¿QUIÉN DIJO QUE SE NECESITA DINERO Y COSAS MATERIALES PARA SER FELIZ?

auténtica felicidadjpgDEFENDER LA ALEGRÍA ………..
Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas
defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos

defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias

defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres

defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa

defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría.

About these ads

9 thoughts on “¿QUIÉN DIJO QUE SE NECESITA DINERO Y COSAS MATERIALES PARA SER FELIZ?

  1. Saca todas las cosas materiales que tienes dentro de tu casa y no tengas un peso en el bolsillo, trabaja de gratis a ver si no andas en cueros por la calle y te mueres de hambre querida escritora. Creo que este articulo es lo mas absurdo que existe. Nada tiene que ver la felicidad de cada momento, el disfrutar cada momento con las cosas materiales. Lo material y el dinero ayuda a ser felices…a ver, dígame si cuando su hija o hijo le pide un caramelo y usted no tiene un peso para comprárselo, es usted feliz? Acaso no hace usted lo que sea posible por hacer feliz a sus hijos? Entonces eso implicara siempre seguir trabajando por dinero, no de gratis.
    Entonces el dinero y las cosas materiales si son necesarias para tener una vida feliz.

  2. Saludos Thomas, es evidente q solo viste el título y no te adentraste en la magia del poema; el mensaje es sencillo, va directo a que la gente analice que a veces con mucho dinero y con muchas cosas materiales eres un infeliz, la verdadera belleza está en saber conquistar la alegría, no importa que tengas mucho o poco dinero. Ese día las niñas de mi barrio estaban muy felices y para lograrlo no se necesitó mucho, eso es innegable y aunque es obvio que trabajamos por un salario y q deseamos que sea mejor no significa q todo lo bueno q nos pase esté relacionado con el dinero.

    • María Isabel, lindo artículo y sobre todo buen argumento el de esta foto, donde se pone de manifiesto la alegría desbordante de estos niños con apenas disfrutar el juego con un poco de agua, y concuerdo plenamente contigo de que la mayor parte de las veces la verdadera felicidad la proporciona las cosas simples de la vida y esas no cuestan un céntimo, es lamentable que muchas personas hagan de su centro de vida las cosas materiales y ni tan siquiera puedan disfrutar de cosas tan simples como una puesta de sol, un amanecer, bañar a los hijos debajo de un chorro de agua, la lectura de un libro que nos enseña a cultivarnos a ser mejores personas, y no valoran esto porque realmente no tienen tiempo ni siquiera de disfrutarlas, al emplear sus vidas en trabajar para poseerlas y al final para qué??? Sencillamente para decir “TENGO” y ¿Dónde queda su disfrute?, ¿En qué lugar dejaron la calidad de vida? No estoy negando para nada el papel del vil metal, (dinero) que evidentemente en los tiempos que vivimos está jugando un papel, pero cómo dice Facundo Cabrales: “TAN SÓLO LO BARATO SE COMPRA CON EL DINERO”: Una buena casa, pero no un hogar, Una pareja, más no compañía, en fin ahí está “DON DINERO” real, pero la verdadera felicidad es otra cosa, y hay del pobre mortal que NO es capaz de ver la diferencia, y distinguir que vivir trabajando para tener un salario es correcto, pero el dinero si se convierte en el centro de nuestra vida perdemos la facultad de disfrutar LO REAL MARAVILLOSO.

  3. Esa foto me evocó los días en que todavía vivía en Bayamo, antes de que me tragara esta ciudad, y montaba bicicleta todo el día y me bañaba en los aguaceros en plena calle, rodeada de chiquillos escandalosos y felices por la lluvia.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s