Vivir del cuento

Tengo un colega llamado Ramón Brizuela Roque que tiene mucha facilidad para hacer cuentos y a todo le encuentra el matiz cómico. Es un excelente periodista que sabe atrapar al lector pero adoro sus comentarios en los que sobresale su genio creativo y humorístico.

Hoy releía los trabajos de una sección que tiene en la página web http://www.guerrillero.co.cu llamada Ría y reflexione y decidí promocionarlo en mi blog. Verás que con Brizuela puedes reir y reflexionar.

A X no le gustaban los cuentos o al menos eso hacía creer. Un día dijo a un amigo: “Como a ti te gustan los cuentos de relajo”, y él obligadamente le respondió: “¡No! Yo los cuento de todos los tipos, pero esos son los que a ti más se te graban”. Después de eso no se habló más del asunto.

X, al parecer ignoraba que todos los cuentos, incluyendo los de Pepito, tienen una carga de enseñanza que puede ser positiva o negativa, pero la tienen.

Cada uno la capta según su agilidad mental, su predisposición al doble sentido -lo que realmente no es malo-, tiene que ver con su nivel de desarrollo y capacidad de discernimiento, además de lo que le aporte en sus relaciones personales, porque muchos son parabólicos.

No todos los cuentos son para reír, los hay también para pensar. Quizás habría que parafrasear a Descartes: “Pienso, luego río”. Hay seres que jamás han reído.

Hay otros que prefieren reír ocultos, aunque no es bueno. Las personas con una leve sonrisa abren más fácilmente las puertas y no tienen que acudir a las socorridas mágicas palabras: hale, empuje.

Ser simpático no es vivir del cuento. Ser alegre no es dejar de ser serio. Gustarle los cuentos no es dejar de ser inteligente, incluso muchas breves narraciones jocosas están hechas sólo para inteligentes. A esas les llaman de agilidad mental.

Los hay que ríen último, no por que no hayan entendido el cuento, sino para ubicar donde está la mayor ganancia. Fíjese que usted hace un chiste y se quedan pensativos, pero cuando lo hace el jefe… jajajaja.

El cuento que nunca me ha gustado es el de la buena pipa. ¿Ustedes quieren que les haga el cuento de la buena pipa? Entonces la gente aplaude, ¿Cuál, el de los precios?, ¿El del pavimento en algunas calles?, ¿O el antiquísimo de la calidad del pan? Nooo, porque reír en exceso puede hacer daño.

Sección Ría y reflexione  de Ramón Brizuela Roque.

Anuncios

One thought on “Vivir del cuento

  1. Mis saludos para Ramon; le recuerdo cuando juntos estudiabamos en la Universidad. Que jovenes eramos todos. Siempre andaba con dos colegas suyos; Arturo Bulies y tambien una Sanjuanera Blanchie Sartorio. Aun cuando no les veo siempre les tengo presentes y me alegra saber al menos de Blanchie y Ramon, nunca supe nada as de Arturo.

    Ramon era corresponsal de JR, entonces, y ha llovido Ramon, mucho y hasta horrendos ciclones pasaron..

    Me complace que seas un potente periodista de “El Guerrillero” y que la frescura anecdotaria riegue toda tu valia.

    Mucha salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s