Confesiones de fin de año

El día 365 del año no deja de ser para muchos el principal motivo para ambicionar el futuro; el momento exacto en el que las cosas dejan de parecer tan tremendas, y el justo instante en que el único que parece tener problemas es el libro de matemáticas.

floreslargasdecolorclarnc1Pero en lo que sí todos coincidimos es en el callado deseo de ver por fin entrar a nuestros sueños en el mundo de los colores, mientras probamos a convencernos de que “este año si voy a ahorrar”, “ o“voy aprender por fin a descomponer mis tristezas en alegrías.”

Por eso, y porque creo que no existen recetas preconcebidas para unos y otros, es que pido permiso a mis principales lectores, sin distingo de edades, algunas reflexiones de fin de año que harán a los “mayores” comprender un poco más a quienes les suceden, y a los de menor edad, entender a esta periodista de casi 43 años que solo desea llegar al corazón de cada uno de ustedes.

Si ven a los jóvenes que siempre andan demandando mayor atención; o que abogan porque se les tome en cuenta; porque se  les escuche y, sobre todo, porque se les juzgue con sentido del momento histórico, no los tomen a mal, es que si bien no tuvieron una Cera del Louvre donde conspirar o un Moncada al cual atacar, sí tienen una Revolución a la que defender y un futuro por conquistar.

Si un día invaden nuestro o su  colectivo laboral con ideas locas y  hablan de nuevas formas de hacer y de decir, no piense que el mundo está patas arriba, ni les tema por ello, cuando hablamos de cambiar todo lo que debe ser cambiado, no nos referimos a su farol de la campaña de alfabetización, ni a las camisas sudadas de los trabajos voluntarios, sólo nos convidan a girar junto al planeta sin perder la noción de su punto de apoyo.

Si creen que escuchan la música demasiado alta, que peinan pelos demasiado largos o de forma extravagante,  y dicen cosas demasiado hirientes, no los aparten. Creen seriamente en la igualdad y la libertad plenas, y esa será la misma creencia que los hará morir antes de dejárnosla arrancar.

Si ven que un buen día  beben junto al Maestro una copa de agua con limón como si fuera el mejor de los vinos, no los crean excéntricos, es que exigen ser tratados y tratar a los demás como seres humanos, sin importar cual es su procedencia.

Si los ven que no siempre piden ayuda y se aferran a un concepto como si en ello les fuera la vida, no los juzgue por obstinados es que les gusta emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos. Ya verá que una vez concluida la faena compartirán los resultados.

Si hoy les compran algo y mañana los ven regalarlo a algún amigo, o si ganan un premio y no suben a recibirlo, no los crean superficiales es que ven magia en las palabras modestia, desinterés, altruismo, y solidaridad.

Si a veces piensan que dicen las cosas tal y como las piensan, no crean que somos crueles es que prefieren no mentir, jamás ni violar principios éticos, aunque el camino a la verdad esté lleno de enemistades, y cobre un precio demasiado alto.

Si ven que a veces se ríen  de las cosas serias como Camilo, o se visten para un Domingo de la Defensa con la misma soltura que el “Vaquerito”, no es que no tengan percepción del riesgo, es que tienen convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas que es la principal defensa de nuestra Revolución.

Yo, en lo particular, no pienso que este 2008 haya sido una gran persona, ni que haya alcanzado todas las metas, ni que haya visto hacer realidad todos mis sueños, pero como hace mucho que aprendí que realmente las únicas “malas palabras” existen son el odio, la guerra y la envidia, puedo asegurarles que lo seguiré intentando.

Seguiré intentando comprender aun más a mi hija, a mis amigos,  a mis alumnos, a mis subordinados, a mis compañeros de trabajo, porque creo que bien vale pena, entregar amor para recibirlo.

 xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Navegando en internet encontré un blog super interesante. Su direccción es http://maslunas.blogspot.com, esta bloguera da una visión muy íntima cómo recibe el fin de año y por eso lo retomo..

En uno de sus trabajos expone:

mujer-desnudaDesde hace algunos años me escribo una carta a mi misma cada cada fin de año explicándome cómo me han ido las cosas. El hecho de llevar un diario en papel bastante exhaustivo que ya dura unos 10 años ayuda bastante a hacer memoria.
Este año no me apetece demasiado.

Releo el principio del 2005 y me parece tremendamente lejano, como si hiciera mucho más tiempo de ciertas cosas. Otras, en cambio, parece que nunca se quieren alejar lo suficiente. Si mi vida fuera una casa con muchas habitaciones podríamos decir que algunas las tengo relucientes y ordenadas, otras aun tienen algo de polvo, algunas estan llenas de trastos y otras estan para tirar las paredes y reformarlas del todo. Supongo que a la mayoría de las persones les debe pasar algo así, aunque algunos tengan que reformar la cocina y otros el cuarto de invitados.

Me gustan los rituales, tener en cuenta esos pequeños detalles que hacen especiales los momentos, los solsticios, los equinoccios, los cumpleaños, los finales, los principios.
De la misma manera que este año no me apetece explicarme qué tal me fue, como si en realidad no hubiera estado allí, tampoco voy a cumplir con otros rituales propios de la época. No es que no me apetezca, es que no se dan las circunstancias apropiadas. Quisiera que las cosas fueran de otra manera pero son como son.

Un amigo me dijo hace tiempo que era importante preparar bien la Nochevieja porque según la pasemos así nos irá el resto del año. Seguro que cualquiera de vosotros tiene alguna historia que tira por tierra esta teoria. En mi caso, la mejor Nochevieja que he pasado nunca, sencilla, cálida, con todo el amor que podía desear en aquel momento, dio paso al peor año de mi vida. La teoria no funcionó. Y así seguimos.

Este año no he encontrado ninguna reunión humana en la que el justo equilibrio entre solteros y emparejados sea el apropiado para no hacerme sentir incómoda, así que me quedaré en casa y el único ritual que cumpliré será el de lavarme los dientes y la cara como cada noche antes de dormir. Desee lo que desee, solo pasará lo que tenga que pasar así que este vez no tengo ni ganas de hacer el esfuerzo.
Se me queda un vestido por estrenar en el armario pero hace demasiado frío.

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s