Crónica para una navidad

La Navidad es la época más linda y esperada del calendario. Significa reunión de familias, de padres e hijos, hermanos, parientes y amigos. Época de cavilar sobre nuestros aciertos y desaciertos, nuestros sueños y esperanzas. La música de Navidad alcanza las cuerdas más sensibles de nuestro corazón.

fuegos-artificiales

Las tarjetas de navidad no empezaron a utilizarse hasta la década de 1870, aunque la primera de ellas se imprimió en Londres en 1846.


La Navidad, tal como la conocemos hoy, es una creación del siglo XIX. El árbol de navidad, originario de zonas germanas, se extendió por otras áreas de Europa y América. Los villancicos fueron recuperados y se compusieron muchos nuevos (la costumbre de cantar villancicos, aunque de antiguos orígenes, procede fundamentalmente del siglo XIX).

 

La familiar imagen de Santa Claus, con el trineo, los renos y las bolsas con juguetes, es una invención estadounidense de estos tiempos, aunque la leyenda de Papá Noel sea antigua y compleja y proceda en parte de San Nicolás y una jovial figura medieval. En Rusia lleva tradicionalmente un cochinillo rosa bajo el brazo.

Pero está clarísimo que las Navidades de ahora casi nada tienen que ver con las que vivieron algunas generaciones. Ni en la forma, ni en el fondo. Lo único: el motivo y las fechas, que por ahora, no han cambiado, cosa de agradecer.

Actualmente, la Navidad es tiempo de gran actividad comercial e intercambio de regalos, reuniones y comidas familiares.

En Occidente se celebra la Misa del gallo en iglesias y catedrales. En los países de América Latina, de arraigada tradición católica, se celebra especialmente la Nochebuena (24 de diciembre) con una cena familiar para la que se elaboran una diversidad de platos, postres y bebidas tradicionales. También se acostumbra asistir a la Misa del gallo y celebrar con cohetes y fuegos artificiales.
Lo que sí es común a casi todas las culturas es que es fecha para proponernos nuevas metas, para intentar rectificar de nuestros errores. Es la ocasión para disculparnos por lo mal hecho, perdonar y comprender.

Pero lo esencial es que toda esa serie de valores que intentamos potenciar durante estas fiestas, se sigan conservando todo el año, minuto a minuto, día tras día. No sacarlos del baúl durante los días claves y volverlos aguardar después.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s