Dejó su sueño para ser maestro

feblesJosé Luis Febles creció en una zona rural con el sueño de algún día ser piloto de aviones de guerra. Sus fantasías se vieron frustradas cuando fue necesaria su contribución como maestro emergente en el año 1970, pero a los pocos años comprendió que nada mejor pudo pasarle.

Desde pequeño siempre contó con el apoyo de su familia, que a pesar de los pocos conocimientos educativos usaba los juegos para el desarrollo de su aprendizaje. Su meta, ser un graduado universitario.

Así fueron pasando los años y Febles se convirtió en un profesor destacado, que ha dejado su huella de amor por esta profesión en muchos alumnos que aún con el paso de los años lo recuerdan con cariño tanto en Cuba como en el extranjero.

Por segunda ocasión presta colaboración en Angola, y compartir sus experiencias es adentrarse en un mundo de medios de enseñanza, didactismo, comunicación y aprendizaje.

Desde Angola accedió por vía correo a que se realizara esta entrevista, con el deseo de que en el mundo se conozca el quehacer de los cubanos en otras tierras que “reclaman el concurso de nuestros modestos esfuerzos”.

¿Por qué escogiste la profesión de maestro?

“Fue consecuencia del llamado que realizara nuestro Comandante en Jefe a los jóvenes. En aquel entonces era militante de la  UJC pues provenía de la Asociación de Jóvenes Rebeldes. Di el paso al frente y después comprendí que mi verdadera vocación era ser maestro, hasta tal punto, que si vuelvo a nacer esta sería mi profesión.

“Los educadores son personas que generalmente viven en el anonimato, no obstante, escriben páginas gloriosas que merecen ser publicadas y recogidas para nuestra historia, ya que son los responsables de la formación de la joven generación”.

¿Desde cuándo te encuentras cumpliendo esa misión internacionalista?

actividad-final“Llegué a Angola por segunda vez el 29 de abril de de 2007 para trabajar en una Escuela Superior Pedagógica, contribuyendo con la formación de profesores para dirigir el destino de este país.


“Laboro como profesor de Física con 32 alumnos de primer año de la carrera, donde trabajo con las disciplinas de Mecánica y Termodinámica, dos ramas muy importantes de la Física y que son básicas en esa carrera”.

Características de tus alumnos

“Estos alumnos a pesar de ser de la enseñanza superior sienten hacia mí un gran afecto, comparado con el de mis alumnos de Cuba, eso demuestra que además de la falta de conocimiento que tienen también están necesitados de cariño, de afecto, de modales educativos que los formen como verdaderos educadores. Constantemente nos dicen que somos su pae maior (traducido como su padre mayor).

“El lugar es muy similar al de Cuba, la vegetación, su clima, solo existen diferencias en sus costumbres y modales de vida, a los que nosotros no estamos acostumbrados. El idioma no es una barrera, lo conozco de mi visita anterior a este mismo país, además el trabajo diario te va perfeccionando y cada día hablas mejor su idioma.

Cuéntanos sobre los restantes colaboradores

“La brigada tiene 24 profesores que laboramos en esta escuela superior pedagógica, otros 16 brindan sus servicios en un politécnico agrario que esta fuera de la ciudad, como a unos 12 kilómetros. Contamos en la localidad con una brigada médica formada por 26 especialistas que todos trabajan en el hospital de la ciudad.

“En otro municipio llamado Dondo tenemos una brigada médica de 12 galenos y en Culungo Alto, otro municipio, hay una brigada de constructores haciendo las carreteras intermunicipales. Es digno destacar que recientemente llegó otro grupo de constructores que acometerán la construcción del aereopuerto de la provincia.

“En resumen, ya somos alrededor de 100 cubanos que estamos en esta provincia colaborando en diferentes funciones”.

Tu primera misión.

“La primera misión fue de 1981 a 1983, en aquella ocasión estuve en la provincia de Lunda Norte,  en un lugar llamado Dundo, actualmente es como la capital de esa provincia; allí trabajé como profesor de un centro politécnico, en la formación de geología y minas, además de ejercí como maestro en el nivel secundario y preuniversitario, centros llamados  PUNIF y en una escuela de segundo Nivel. Los sábados y los lunes en las mañanas cooperábamos con la alfabetización de las personas que vivían en el lugar y solo hablaban Quioko, el dialecto de la zona y no sabían ni poner su nombre.

“Esta tarea fue desarrollada con éxito y todos lograron aprender a leer y escribir cosas elementales en el idioma portugués. Otra de las cosas a las que nos dedicamos durante la estancia en esta provincia fue al desarrollo de un programa radial por la emisora provincial, no solo para los colaboradores que allí estábamos sino un poco más allá de nuestras fronteras”.

Anécdotas relevantes

“En esta segunda misión tenemos que señalar que los alumnos son mayores, con edades sobre los 30 años, pero con la misma manera de pensar que aquellos que tuve en los años 80. Confieso que todos son maravillosos, nos aprecian mucho y nos tienen una alta estima porque les impartimos clases con calidad, amor, dedicación y de forma sistemática.

“Lo segundo es que tenemos la suficiente paciencia para atender y comprender sus problemas, en otras palabras estaban faltos de afecto cariño. Con la llegada de los colaboradores cubanos se sienten muy contentos.

“La escuela donde trabajamos es de reciente construcción, espero que para el curso próximo esté concluida por completo, las aulas están climatizadas y con las más modernas técnicas de enseñanza.

¿Qué piensan de nuestra cultura?

“Ellos preguntan mucho sobre nuestras costumbres, lo quieren saber todo de la idiosincrasia de los cubanos, les gusta la música en español, la salsa cubana aunque les gusta mucho su música africana, como la Kizomba. Cuando bailamos su música se ponen muy contentos pues estás dentro de su propia cultura y a la vez son muy respetuosos de la nuestra.

“Estoy satisfecho de tener esta experiencia única. Cuando recuesto la cabeza en mi almohada por las noches vienen a mi mente los recuerdos familiares, mi barrio, mis amistades, hasta los simples detalles que normalmente uno no le da importancia, pero lejos todo adquiere una mayor connotación. Extraño todo pero aquí me necesitan”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s