¿Qué hacer con la informática?

informaticaNo hemos terminado con el simple analfabetismo, que afecta a unos 750 millones de personas en todo el mundo, y ya debemos afrontar el idioma digital, Internet y la derivación de las nuevas tecnologías, con sus miles de instrucciones lógicas y consecutivas.

De hecho, ya existe un desfase entre los más de mil millones de usuarios que operan computadoras, y el resto del mundo que no tiene acceso a estos equipos, principalmente por cuestiones de orden económico, pues un “set” completo, incluidos “back-up” y “printer”, puede costar unos mil dólares.

Es importante saber como enfrentarse a la informática, pues este medio es hoy el más importante canal de cultura con que cuenta la actual civilización, con el agravante de que tiende a enriquecer o distorsionar las formas de conocimiento de más de 200 países y territorios que se abren al saber alfanumérico porque no pueden dar la espalda a la modernidad.

Una cuestión problemática es el hecho de que muchos gobiernos ignoran lo que está pasando ni qué va a suceder dentro de unos años pues se sabe poco sobre las consecuencias sociales de estos cambios, los cuales requieren un nuevo tipo de estudio, pues se trata de otro tipo de información y de un saber de naturaleza más compleja, múltiple y rápida, que muchos no son capaces de retener.

Eventualmente se llegará a un nivel técnico y operativo suficiente, pues las grandes transformaciones se miden en largos períodos de tiempo.

En este caso los mayores beneficiarios serán los jóvenes y las mujeres, que cuentan con mayor vocación, facilidades y psicología de aproximación a los medios. Por ejemplo, en los países europeos los niños comienzan su entrenamiento con las computadoras a los cinco años, lo que ha substituido su adicción a la TV y el video.

Internet y el celular no son instrumentos pasivos que se manejan al gusto del usuario.  Dejan una huella, crean hábitos, modifican el e
cosistema cultural y producen tendencias exigentes, inapreciables al inicio de su uso.
Ya hay muchos que no pueden vivir sin el teléfono móvil, Internet y el video pornográfico. ¿Cómo asimilar todo esto y competir en la nueva sociedad sin que nos cauce daño? ¿Cómo acomodarnos a la inescapable realidad? ¿Cómo sobreponernos a la necesidad de contar con estos símbolos de poder?

HACIA UNA CONCORDANCIA POLÍTICA
Sería bueno ir pensando en una concordancia política en torno a estos problemas, de modo que pueda abreviarse el proceso de identificación de dificultades. Y sobre todo, llegar a una acción común, como se ha visto durante el proceso de alfabetización en más de 30 países.

No debería esperarse mucho tiempo después de haber logrado el dominio de las primeras letras por parte de millones de habitantes en Asia, África y América Latina.
No debería tardarse mucho el diálogo sobre los problemas asociados a la computación porque los cambios avanzan vertiginosamente, como evidencia el hecho de que sólo el pasado año se produjo la descarga no deseada de más de 200 mil millones de mensajes tipo “spam”, que en el mejor de los casos retrasan las operaciones normales.

No es todo. También hay que tomar en cuenta el control global o masivo de marcas, productos de software y hardware, transmisiones por satélite y aplicaciones que afectan la educación y la cultura.

Hasta ahora, Internet ha sido “tierra de nadie”, incluyendo el hecho de que la asignación de nuevas direcciones está en manos de una empresa privada norteamericana cuando debía estar a cargo de un organismo internacional del sistema de Naciones Unidas.

Tiene importancia el futuro de este campo por las modificaciones y falta de confianza que pueden producirse y sobre las cuales no existe el menor control.

Cuba es un caso de manipulación arbitraria por parte de Estados Unidos, que no respeta organismos ni decisiones internacionales como indica el resultado de gestiones ante la Unión Internacional de Telecomunicaciones.

La situación no es fácil, como evidencia el hecho de que Estados Unidos; por ejemplo, desconoce al Movimiento de Países No Alineados, que reúne a más de 110 naciones, y jamás lo ha mencionado ni dado alternativa.

Es también el caso de Cuba, a la que hostiliza y agrede desde hace 50 años. Son asimismo las campañas imperialistas de mentiras y destrucción que lanza contra Venezuela, Bolivia, Argentina, Nicaragua y otros países, con el respaldo de la Unión Europea.

En esta situación no es fácil sustraer la informática del mundo del mercado y la arbitrariedad rampante del país más poderoso del mundo.

A pesar de todo, se puede organizar un frente común de naciones necesitadas de mayor presencia en el terreno digital, antes de que sea demasiado tarde.

Algo de estos problemas salieron a la superficie en el evento Informática 2009 efectuado en La Habana, donde numerosos países evocaron el futuro próximo y llamaron a cooperar juntos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s