¿Sobran los ancianos?

María Luisa, que había sido una profesional exitosa y mujer afortunada, nunca pensó sufrir tanto en la vejez. Poco después de los 75 años la familia decidió mudarla del primer al último cuarto, el más reducido de la casona y lejos de la sala, de las visitas, del mundo exterior. Luego, con el nacimiento de un bisnieto, perdió la biblioteca, su otro refugio. Transformada en  hermosa habitación de niño, parte de los libros fue a parar al patio y la otra al basurero.

El carro de su difunto esposo lo vendieron por una cuantiosa suma, y el garaje terminó como “apartamentico” de alquiler. Todo ocurrió sin tomársele en cuenta. La última vez que protestó, el nieto la zarandeó y le dio un grito: ¡Vieja, estás de madre! Nadie lo dijo, pero ellos se anticipaban a su muerte.

La violencia contra el adulto mayor es un fenómeno mundial que también toca a las puertas de los hogares cubanos. Por lo general, hablamos del maltrato infantil y femenino, pero el que se manifiesta de manera aislada o reiterada con los ancianos en centros de trabajo, vecindarios, instalaciones de Salud y en la propia familia, aún parece invisible ante los ojos de las sociedades actuales.

En una etapa de la vida, cuando se tiende a la creciente dependencia de los otros, las maneras de atacarlos van desde las muy sutiles, como una frase incisiva y humillante, hasta el abuso físico, psicológico, financiero, la desatención o el abandono, causantes a su vez de nerviosismo, temores, depresión, baja autoestima, aislamiento, inactividad u otras consecuencias.

Mientras más longevo, el anciano con limitaciones físicas o enfermedades crónicas suele ser blanco fácil de las agresiones. Por encima de los hombres, las mujeres son frecuentemente las víctimas, en especial aquellas abuelas complacientes y pasivas que, en algunos casos, todavía se mantienen esclavizadas con las  tareas domésticas.

Cuidar a quienes sobrepasan la tercera edad resulta obligación de toda la familia, no de un miembro en específico, como sucede. En ocasiones, cuando se trata de asumir responsabilidades y de ayudarse los unos a los otros, afloran las actitudes esquivas y los comentarios malintencionados de algunos familiares: “¿Fulanito no se va a quedar con la casa, él no recibe la remesa…?, que se lo coma con papa”. Y uno pregunta si el deber es con el anciano o con sus bienes materiales.

Papá Goriot –personaje principal y título de una novela de Balzac– resucita entre nosotros cuando el desprecio y la irresponsabilidad priman en la relación de los hijos con sus padres encanecidos. Olvidan que ellos también podrán llegar a viejos y recibir igual pago de sus descendientes.

Por ley de la naturaleza, el adulto mayor pierde facultades físicas y mentales; atenderlo con dignidad precisa amor y paciencia. Desde luego, no pocas veces el cuidador está expuesto al trabajo agotador sin descanso, a la falta de tiempo y espacio personal, al aislamiento psicosocial y a otras presiones que lo pueden llevar a actuar con desesperación. Conocer esos riesgos ayuda a ponernos en su lugar.

Según estimados, para el 2020 en Cuba existirán por primera vez más ancianos que niños. Por ello, en los próximos años habrá que seguir de cerca el trato a este grupo poblacional. ¿Cómo enfrentaremos el problema, tan antiguo como las civilizaciones de los mismos teutones y griegos?

Garantizarles condiciones de vida que les ofrezcan independencia, protegerlos jurídicamente y crearles espacios adonde acudir para reclamar por las violaciones de su integridad, hacerlos conscientes a ellos y al resto de las personas de qué es la violencia, son acciones que deben cumplirse con exactitud.

Ni temerosos ni opacados, queremos verlos siempre dispuestos a conquistar sus derechos.

 

One response to “¿Sobran los ancianos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s