Ni poco, ni demasiado

Un viejo proverbio destaca la necesidad de tener un límite, cuando plantea: ¨Ni poco ni demasiado, todo es cuestión de medida¨ y resulta tan abarcador que puede aplicarse a las más disímiles cuestiones de la vida.

Puede tomarse en cuenta en las relaciones interpersonales, en la forma de comportarnos en público o en el hogar y hasta en la manera en que nos vestimos o tratamos de adornar nuestra figura con algunos elementos, los cuales en ocasiones resultan de mal gusto.

Sobre el primer aspecto vale tener presente que las relaciones interpersonales deben sustentarse en el respeto mutuo, en la amabilidad y la cortesía, sin extralimitarnos en el exceso de confianza, máxime si la persona con que tratamos, -por cuestión de jerarquía o edad-, es merecedora de un trato diferenciado.

La manera de conducirnos en público, ya sea en la calle, en el trabajo o en el centro de estudios debe ser lo más correcta posible, las frases vulgares, el lenguaje soez o hablar en voz alta denotan poca educación.

Cada detalle muestra cómo es un individuo, hasta la forma de sentarnos puede llegar a ofrecer una buena o mala impresión delante de otras personas. Hay que ser comedido igualmente, cuando vamos a comer, para lo cual resulta imprescindible no oler los alimentos, no devolver un bocado directamente al plato o hablar de cuestiones desagradables.

En el hogar esas reglas también son necesarias, pues quien no las practica por igual en todos los sitios no creará los buenos hábitos, tan necesarios en la convivencia social.

Hay estudiosos del tema, quienes plantean que al ver la forma en que se viste una persona se puede conocer de su buen gusto o educación. No se trata, por supuesto de andar de cuello y corbatas los hombres o las mujeres con trajes propios para una fiesta, sino de seleccionar lo que viene bien con la edad, el lugar y la hora.

La limpieza es imprescindible, lo mismo que saber combinar cada pieza, y sobre todo tratar de realzar con el accesorio que de el toque final al atuendo.

Por estos días se aprecia un incremento de jóvenes que exhiben con orgullo, como ostentando su poder adquisitivo, los dientes enchapados en oro, y lo peor es que en sitios donde antes se exigía buen gusto en el vestir y la forma de conducirse, aparecen esos individuos de sonrisa postiza, lo cual ofrece una mala impresión.

Hay que ser cuidadosos si somos empleados públicos que ofrecemos un servicio a la población, porque en ocasiones el cliente se lleva una imagen de que en ese sitio predomina la vulgaridad y el mal gusto.

No debe olvidarse el viejo proverbio de que ¨Ni poco, ni demasiado, todo es cuestión de medida¨, porque somos seres interactuantes en una sociedad a la cual debemos enriquecer con nuestros valores éticos, con formas adecuadas de convivencia social.

Anuncios

One thought on “Ni poco, ni demasiado

  1. Yo creo que haria falta un manual, que se estudie en las escuelas, como parte de la propia educacion, porque ello tambien es educacion – Digo no se si se estudia en las escuelas, pero cuando escucho a un maestro, gritar, vociferar, dar aullidos y una cantidad de expresiones indignantes, me pregunto que sera el futuro.

    De igual manera la casa; se habla????, mas bien diria que se grita, porque cuando la musica alcanza altitudes exageradas, que se puede esperar????. La relacion de la familia (relacion?) muchas veces “embriagada” por el insistente perfume alcolizado, es causante de muchas cosas negativas.

    Cierto que, sin animos machistas, o feministas; has visto las expresiones de muchachitas adolescentes y cuando es en varones, las hembras ni llaman a “capitulo” a los varones.

    La forma de sentarse algunas muchachas y muchachos deja mucho que desear. La vulgaridad es pan de cada dia…

    El maltrato, no, no asi es ,maltrato, porque el buen trato casi siempre esta ausente en todas partes y asi y asi la lista seria interminable. Bienvenido tu escrito, pero cuantos lo leeran, digo de los mayores interesados???

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s