La importancia de dialogar

Últimamente, le estoy dando muchas vueltas a la importancia de dialogar o discrepar. Muchas veces no conoces a alguien hasta que no discrepas con esa persona, es entonces cuando te puedes llevar una sorpresa.

Para ser capaz de discrepar primero hay que aceptar que las demás personas te van a dar alguna lección y tú a su vez a ellas. La frase “no me des lecciones” es bastante significativa y la suele decir alguien cuando, precisamente, no quiere escucharte. Con dar lecciones me refiero a que los demás siempre nos pueden enseñar algo, hasta de los más incultos e ignorantes podemos aprender.

Esto significa primero; aceptar que todos tenemos limitaciones, segundo; que todos nos equivocamos con relativa frecuencia (y no sólo de vez en cuando) y tercero; todos tenemos que estar dispuestos a aprender y a cambiar.

Cuando discrepas y a su vez dialogas con alguien puedes comprobar cuan tolerante es esa persona contigo y con el mundo en general, si está dispuesta a aprender y por tanto mejorar, y si tiene problemas personales. Sin discrepar muchas veces es complicado saber todas esas cosas, no hay nada tan rápido para conocer a otra persona como contradecirla. Todo tiene un límite claro, si la contradices constantemente pueden acabar irritados.

En definitiva que discrepar es importante. No sólo a nivel personal. No hay nada peor que autoadularnos con otras personas que piensan lo mismo que nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s