Envejecimiento y sexualidad, retos a la salud

mujer cubanaEl incremento de la esperanza de vida al nacer en las mujeres, que en el caso de las cubanas supera los 76 años de edad, justifica estudiar y conocer mejor los retos que enfrenta ese grupo poblacional.
La mayoría de los estudios indican como los procesos  cardiovasculares, cerebrales y el cáncer de mamas afecta en mayor medida a las féminas a medida que envejecen.
Un aspecto esencial y que no todos ponderan en su justa medida es el período de climaterio y menopausia, un ciclo en la existencia de toda mujer, en el cual se producen cambios biológicos que se expresan de múltiples maneras.
Ellas refieren sofocos, insomnio, sudoraciones nocturnas, dolores de cabeza, sienten fatiga, irritabilidad, depresión, inestabilidad emocional, explica el doctor Miguel Lugones, especialista en Ginecología y Obstetricia.
Se estima que el 85 por ciento de las mujeres a partir de los 45 años sufre algún tipo de deterioro en su calidad de vida por esta razón, incluida la esfera sexual, aspecto que cada vez adquiere mayor relevancia.
Sin embargo, pocos tienen en cuenta que esos síntomas  indican la existencia de una importante contribución de factores psicológicos, sociales y culturales, relacionados con la forma de trabajo cotidiano, el entorno donde se desarrolla.
También incide la forma de vivir, atención a la familia,  recarga individual del trabajo doméstico y las tensiones laborales.
Nuestras compañeras viven más pero también padecen más enfermedades. Un estudio muy importante determinó que la lumbalgia, artritis reumatoide y la osteoporosis está presente en ellas en un por ciento mucho más alto que en los varones, resaltó el experto.
Por su parte, Adriana Agramonte Machado, psicóloga del Instituto Nacional de Endocrinología, manifestó que la menopausia, a pesar de ser un proceso natural, deja a la mujer en un espacio mental complejo, ambiguo, conflictivo y lleno de insatisfacciones, angustias y síntomas depresivos.
Se ve afectada su autoimagen, sexualidad, relaciones familiares, de pareja y su capacidad funcional ante el hecho de la terminación de la capacidad reproductiva y el inicio inexorable del envejecimiento.
Aún cuando no existen datos que permitan establecer la existencia de un trastorno depresivo asociado a dicho período,  sí se aprecia un aumento de su incidencia en los años previos al cese total de la menstruación debido al desequilibrio hormonal que sucede en esta etapa, acotó.
Sin embargo, en esta fase es posible vivir la vida a plenitud, precisamente porque en ella coincide el progreso alcanzado, más las nuevas metas que la persona se trace.
Es un momento para buscar espacios que permitan la realización de actividades de salud, recreativas, productivas y de capacitación, desarrollar nuevos proyectos, pensar en alcanzar una longevidad duradera y feliz, al disfrutar y mantener una buena salud física y mental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s