El vasto reino de Cintio Vitier

Ningún estudioso, ningún amante de la literatura cubana puede prescindir del vasto reino  que nos entregó, cada día, la pluma de Cintio Vitier.
Nacido en Cayo Hueso -esa tierra tan especial para la historia de la Isla del siglo XIX para acá-,  asumió el oficio de escritor como un emblema cuya divisa principal es la entrega y la devoción a la idea de un ser cubano que se planta en el tronco mismo de lo americano y lo universal, expresado en las más importantes zonas del quehacer literario.
Como supondrá el lector, mencioné Cayo Hueso interesadamente. Allí, como se sabe, se forjaron los mejores ideales y los mejores sueños del independentismo antillano. Vitier es heredero de ese tesoro. No por azar muchas, o la mayoría, de sus páginas críticas, están dedicadas a la conservación y estudio de José Martí, en quien Cayo Hueso desempeñó un papel primordial.
Uno de nuestros más agudos filósofos, hombre de civilidad altísima, fue Medardo Vitier, padre de Cintio. Tanto para Medardo -como se le llama en todos los anales de los estudios cubanos-, como para Cintio, Cuba es la piedra angular de su proyección como intelectuales. Siguiendo las huellas de su padre, Cintio Vitier dejó sentados los cimientos de esa tradición hasta surcar los aires del proceso revolucionario de 1959.
En su libro Ese sol del mundo moral, aflora y reverdece esa lección de historia inagotable. Al frente de la Cátedra Latinoamericana y del Caribe de la Universidad de La Habana,  hizo patente y renovó -con el esplendor de la época que le tocó vivir- el legado de ese pensamiento. Sin embargo, es la poesía el género que, entre nosotros y en el ámbito continental, ha cultivado desde dentro y, sobre todo, desde una perspectiva crítica.
Su voluminoso ensayo Lo cubano en la poesía (1958) ejemplifica y muestra, a través del decursar de la producción poética isleña, el ser nacional. Pocos libros de nuestra crítica tan leídos y tan atendidos como este. Libro de cabecera, escrito en una etapa en la que todavía estaban en evolución tanto su estética, como su pensamiento sociopolítico, Lo cubano… es un clásico de la ensayística nacional contemporánea, es el título de más trascendencia internacionalmente tanto para especialistas, como para estudiantes. La edición crítica de Paradiso, de José Lezama Lima, aparecida en 1989, lo situó también en el paradigma de la crítica hispanoamericana de este siglo.
Poeta de nutrida obra, ensalzada desde sus inicios por el gran poeta español Juan Ramón Jiménez durante su estancia habanera (1936), Cintio Vitier ofrece un arco variado de temas y opiniones que oscilan entre su primer libro de 1938 y el cuaderno Poemas de mayo y junio (1990), que publicaron en Matanzas los fabulosos jóvenes de las Ediciones Vigía.
Allí Cintio asume los temas anteriores de su poesía, de vuelta luego en una serie de 30 sonetos por donde transcurren sentidos homenajes a Lezama, a Arthur Rimbaud, a María Zambrano, Juan Ramón, Vallejo, Pío Baroja, Amado Blanco, Juan Marinello. Habiendo sido el ojo reflexivo y el fundador de las coordenadas críticas de los poetas de Orígenes-recuérdese su fundamental antología Diez poetas cubanos (1948)-, Cintio Vitier mantiene su expresión poética abierta a otros vientos, a otras formas y estilos moldeados por un tiempo de revolución, cuya estética, a mi juicio, ha trascendido aquella que caracterizó a los poetas del grupo que lideró Lezama.
La lectura de ese último texto suyo revela audacias en el acometimiento de un verso conversacional empalmado con formas métricas tradicionales (sonetos, coplas). Hay aquí un poeta extraordinariamente nuevo y joven. No obstante, su ética es la misma, la religiosidad que definió, por ejemplo, un libro como Vísperas.
En el prólogo a Poemas de mayo y junio, Roberto Méndez señala como caracteres de la voz poética de Vitier su “catolicismo coral”, al estilo de Paul Claudel; “su sed agónica” de César Vallejo; “el impulso ético martiano y la búsqueda de un sistema poético” en el aliento de José Lezama Lima. Para Méndez, lo importante, como para mí también, es que “Cintio va fijando su propio aliento en los temas que lo obsesionan”.
Figura principal de los origenistas (Eliseo Diego, Fina GarcíaMarruz, Octavio Smith, entre otros), Cintio no se aparta de su esencia, pero es entre ellos quien ha ido más lejos en la búsqueda de un universo poético más cercano a otras corrientes actuales de la poesía. Pienso que Vitier, en su aprehensión de la poesía rimbaudiana, cuyas Iluminaciones tradujo al español como un virtuoso, ha creado un sistema poético que se afilia a ese “otro”, al moderno “vidente” del poeta de Charleville. Cerca de José Lezama Lima, cerca de Ernesto Cardenal, la poesía de Vitier crece y se agita en una frescura realmente envidiable.
Junto a Fina, su musa y trascendente compañía, transcurrió en su Isla, con un verso que no deja de ser y cuya esencia podríamos resumir citando estos versos del hermoso poema “Prosa para mi nacimiento”

Hijo único de la declaración de amor
que hizo mi padre hace setenta años
como un romántico, un modernista, un provenzal
de la provincia,
Celebro que abril y mayo le fueran tan inmensos
Y lo inspiraran tanto
como a mí este mayo y este junio
que me han lavado los ojos con la lluvia del silencio

“Ese gran trabajador que es el silencio “,
así decía mi padre en su declaración de amor.

Ahora han vuelto los dos a ser criaturas del silencio

y yo me acerco a ellos, a sus reliquias y cartas silenciosas

les quito el polvo, las repaso, las pongo un rato al sol,

lleno de este estruendo que es el llanto del silencio,

y oigo en el fondo los golpes del gran trabajador

que no descansa nunca, ni en la noche estrellada.

Por Nancy Morejón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s