El Che respira tranquilo

che_aniv_2009_ern1El asma del Che, acostumbrada a sus pulmones, ya no encontró espacio, y salía vencida una vez más pero esta vez para siempre. Los disparos del soldado pretendieron acabar con el Guerrillero, pero solo le aliviaron la carga de la enfermedad. Inmenso, heroico, Guevara se levantó y echó a andar con la humanidad y ya no se detiene. Sigue leyendo