Julio César Banasco, mi pintor favorito

Julio César Banasco es mi pintor pinareño favorito, adoro las líneas perfectas de los rostros que pinta, el toque romántico de sus obras y la identidad y espiritualidad que trasmite.
La figura femenina, su condición erótica asumida desde la insinuación, el éxtasis: estado que antecede y procede al hastío, han constituido fundamento de la poética de  Banasco; es decir, de su espiritualidad.

Aquí dejo a consideración de ustedes las críticas que conocedores de este arte han hecho a sus piezas.

Dentro de las cosmogonías primitivas la mujer estuvo siempre ligada a la tierra (Pacha Mama): terrenal: poseíble; en cuanto ser castrado cumplía el oficio vulgar de receptáculo, vasija depositaria, almacén biológico: matriz fiduciaria. Corresponde al romanticismo la imagen etérea, leve, de la mujer-idea, aquella con cuya posesión se alcanza la plenitud. Identidad pura, consumación onírica: el romanticismo devuelve a la mujer desde el sueño, altera los valores tradicionales: del recato a la belleza, de la mater multípara, fértil, a la castidad. La edad tardo industrial vuelve a traficar con este símbolo, a hacer de este cuerpo-texto un material reciclable, cuyos atributos se reducen en esencia a su sexualidad. ¿ Que motivo, entonces, mueve a un pintor contaminado de la lírica, la figuración y la mística surreal a ofrecer como tributo de fin de milenio otra visión particular, neoromántica, quizás «retro», de la mujer, como centro en torno al cual se colocan las vigas de entrada en la Era de Acuario?

La figura femenina, su condición erótica asumida desde la insinuación, el éxtasis: estado que antecede y procede al hastío, han constituido fundamento de la poética de Julio César Banasco; es decir, de su espiritualidad. De la introspección inicial: una superficie autosuficiente sobre la que se refractan imágenes interiores, y donde confluyen no las preguntas, sino las respuestas de su cosmovisión occidental, suerte de heterodoxia católica, su obra ha pasado a una gestualidad orgástica, corporeizada en una imprecisa dimensión donde el tiempo y el espacio parecen abatir las leyes bidimensionales. Cierta ironía preside este encuentro con un espacio metasurreal; búsqueda que en obras anteriores se expresa en la transgresión del soporte lienzo, la construcción de texturas, delirio de tridimensión que ha devenido negación, congelamiento, retardo. En la obra reciente ya no existen ni el tiempo, ni el espacio, solo el ritual de las imágenes, la violación-posesión de un sino ultraterrenal, condición de toda una ontología de la esencia mística, desprovista entonces de exornos: atributos accesorios, en tanto discriminables.

Banasco otorga a la mujer la condición de fin y principio, alfa y omega, pérdida y restitución de la inocencia. Debe ser lúcido inducir que ciertos destellos anticipatorios de la era de Acuario le hacen enfatizar en el tratamiento del agua, su naturaleza purificante, taumatúrgica. La llovizna lunar encierra, de cierto modo, levedad, insinuación, roce sutil, juego erótico de los imaginarios que se disponen tras esa región de estésia grata que crea espejismos o velámenes paraselénicos. Ya no las telas, la ondulación de la seda que se deposita y cruje al contacto con los cuerpos, sino la marea argentada, la neblina, el rocío: tacto líquido, contento de la esencia en su condición natural, «pura».

Aunque la reconciliación de contrarios es un acto de ingenuidad crítica, no puedo resistir la tentación de volver sobre la doble naturaleza de la femineidad: una viril feminidad; que se proyecta desde la madre gea, región de múltiples prolongaciones, construcciones fálicas (naturales y artificiales) hacia un himen virtual (celeste), membrana donde se sucederán los bombardeos oníricos o se desesperará la eyaculatio precoz: esa concentración de la esencia que Banasco retarda, contiene, devolviendo al hombre su ingenuidad prefreudiana, aquella que perdió el séptimo día de la creación, segundos-historia después de consumado el Gran Proyecto Histórico.

Joaquín Badajoz, mayo 1999

…Julio César Banasco ha sido uno de esos jóvenes maestros ocultos, que han logrado sobrevivir las mas cruentas batallas cubanas contra los demonios y hacer una obra inspirada, cuasi mística, a la manera de los clásicos, sin dejarse apenas provocar por las estéticas del arte povera, el instalacionismo, la performance o el mercado…

…Banasco no puede ser considerado un “productor”, en el sentido estricto del termino -incluso en su obra apenas pesa una lectura del mercado, una poética de moda, o un carácter subversivo y de debate social- puesto que vive encerrado en un esfera autónoma. De hecho su obra es “retro”,antigua, caprichosa y solitaria; y no envejece porque ha sido construida sobre el atractivo de la trascendentalidad; del mismo modo que un fresco de Michelangelo, o una tela del Bosco. La ambición de sus grandes telas, las relecturas de la proyección mística del hombre, su oficio y su dominio, parecen no ser del reino económico de este mundo…

Joaquín Badajoz

Las búsquedas y preocupaciones espirituales, místicas, esotéricas o argumentaciones que desea trascender la mera terrenalidad del hombre para ascender a los planos superiores de realización del ser (…). En Julio César Banasco aparece como preocupación culturológica, toda su obra es un programa o plataforma reconstructiva del proyecto humano en su dimensión universal. Es la localización de un ideal estético y suprahistórico en los límites de la realización espiritual lo que más lo motiva… La transparencia y panaturalidad de los personajes que representa, son estos como seres protosociales, más cósmicos y telúricos, ingrávidos y por lo tanto eternos.

Jorge L. Montesino

Banasco es hábil en el dominio del “khroma”, sobre todo por la sutil manera con que esconde la esencia. Afirmaría que su sentido es el de subvertir la percepción, ganarle el jaleo al intruso que se proponga una fácil, diría cómoda acepción de lo que se ve, de ahí que resulte sospechoso la premura con que muchos afirman el predominio de lo onírico como única tablilla de salvación, el solitario asidero del cual depende la aprehensión cabal de las obras. La tradición occidental ha legitimado un significado de cada color y subordinado sus modos representacionales (visuales) a lo preestablecido y ese orden puede ser un engaño caprichoso. La simulación es, entonces, su antítesis. La gama de los azules y verdes en Banasco es desde mi punto de vista un pretexto, no una razón. Detrás de esa patética frialdad hay, más que una gélida expresión, un torrente de sentimientos vibrantes e íntimos, protegidos por una muralla de contención cromática que evita a toda costa se desborden y caigan en la simplicidad de lo común, en la contaminación cursi que provoca la medianía. Un detallado estudio del color en las obras de este pintor nos devela una fuerza expresiva inusitada dada a través de la supresión de una cosmogonía apelativa al misticismo. Esta actitud de resistencia a cualquier tipo de sometimiento u opresión del empirismo opta por la simulación como poética de la introspección para soportar las meditaciones hacia y desde el hacer.

Ramón Cala

…Al contacto con la obra de Banasco, uno de los más interesantes creadores que actualmente imaginativa, desarrollada con la espontánea asimilación de los nuevos medios. No es sólo el ojo moderno liberado del yugo de la centralidad, sino la capacidad de síntesis formal y, sobre todo, de síntesis narrativa, sabiendo aprovechar al máximo las sugerencias de lo visible cuando se presenta como una presencia encubridora. El mérito del artista es su eventual comprensión de la especificidad del hecho plástico, enfatizando su dureza, su concisión, el sentido de la imagen pintada… “visten” la plástica pinareña, enseguida uno percibe una concepción

Tony Piñera
Todo mortal procura inventarse su propio mapa en el intento por sobrevivir al margen de lo ineludible-cotidiano; y en la medida que lo logra o no, va por la vida sucumbiendo o dimensionándose.

En la elaboración de esta cartografía interior Banasco nos ofrece la posibilidad de contemplar un mundo más acá (no más allá) de lo externo y tangible, dentro de un tiempo y espacio diferentes. Un sitio fragmentario, surreal, donde lo femenino hilvana de manera autosuficiente la creación de situaciones y estados de ánimo ambiguos al confundirse con elementos esenciales de la naturaleza. El Todo contenido en la mujer: lo materno, lo sensual, lo veleidoso, lo creativo, el epítome de la vastedad universal. La difuminación del trazo académico junto al desahogo de un automatismo psíquico consigue envolvernos en una atmósfera con deudas oníricas donde no existe el detenimiento en un boceto previo.

El territorio del autor es más legítimo mientras más místico se torna, porque ahí está la clave de su demarcación: en la búsqueda de un sentido de espiritualidad que evada lo mundano. En ello no existe una mediación religiosa, sino, simplemente, la confianza en la creatividad individual que juega a superar lo establecido. Lo diario-divinizado, lo fantástico como rehén, la desmaterialización de la historia llegan a confabularse en el imperio del yo a través de una energía auténtica. Pareciera que estas imágenes emergen de un proceso de autohipnosis donde lo humano se complejiza para liberarnos de lo ordinario y conducirnos hacia una sensoriedad inaprehensible.

La manera en que Banasco concibe sus lienzos, armados de color, veladuras, transparencias, y en ocasiones, la estilización que otorga a las figuras dentro de una composición anárquica, da fe del dominio pictórico en un oficio joven.

Su creación destila una empatía necesaria porque se alimenta de utopías forjadas en lo más recóndito del ser. Él no quiere narrar, sino seducir, entonces traza una tierra de nadie, donde todo, o casi todo, es posible.

Amalina Bomnin
Mayo, 1999.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s