De regreso a la casa grande: el trabajo

Ha sido hermoso llegar hoy a mi trabajo, después de días enferma y encontrar los mensajes de un nuevo lector de mi blog, me refiero a Tomás, un pinareño que se encuentra en España pero que siente el mismo amor que yo por mi tierra.

Gracias Tomás. Gracias también a todos los que han mostrado su preocupación, desde Armando, el médico de Guinea Ecuatorial, que estaba de guardia en el hospital el día que llegue con mi hija deshidratada, hasta a los estudiantes de  medicina que con sus atenciones hicieron que mi hija sonriera a pesar de los sueros y análisis, porque la verdad es que aunque ya tiene 19 años le sigue teniendo el mismo miedo a los hospitales.

Gracias a mis compañeras y compañeros de trabajo, adoro estar con ellos, recibir su llamadas telefónicas preguntando cuándo me incorporo y sabiendo que aunque no esté, mi presencia los acompaña.

A mis amigos no tengo que agradecer, ellos son  mi vida, y como es costumbre están en las buenas y en las malas.

Siempre que estoy en casa por problemas de la salud solo deseo regresar a la casa grande: mi trabajo.

Hoy salí,respiré profundo, levanté mi cabeza y retomé la idea de que la felicidad no existe, solo existen  los momentos felices. ¡Hay que vivirlos!

Anuncios

One thought on “De regreso a la casa grande: el trabajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s