Murió Felito

el pintor Juan Miguel Suárez no solo reflejó en el lienzo el físico de Felito, sino que la obra es expresión de su  altivez y su orgullo de ser quien era: un personaje de esta ciudad.
el pintor Juan Miguel Suárez no solo reflejó en el lienzo el físico de Felito, sino que la obra es expresión de su altivez y su orgullo de ser quien era: un personaje de esta ciudad.

Murió Felito. Un  hombre que rondó cada calle de Pinar del Río en su deambular constante, unas veces recogiendo basura, otras anunciando la salida de las guaguas, con su conocido pregón: Guagua p` SanJuan y Martínez… un excéntrico  pero también recordado por la mayoría de los pinareños, porque escapaba del centro donde tenía cama y comida y retornaba a sus rituales diarios calle arriba, calle abajo.

Con sus características propias, Felito fue nuestro Caballero de París;  con sus desórdenes mentales saludaba a quienes se encontraba a su paso, compartía los dias festivos bailando con su pareja imaginaria y tenía una puntería digna del mejor pitcher cuando a alguien se le ocurría molestarlo.

Lo cierto es que ya no volveremos a verlo, no lo escucharemos gritar en el área de la terminal, jamás recogerá la basura, ni se colará en algún local para dormir, pero se va a extrañar su presencia.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Crónica de Ana María Sabat

Felito: un personaje.

Por: Ana María Sabat González

Felito, así a secas, sin apellido  y de la forma más sencilla su nombre, sin nada que lo adorne y  sirva de presentación;  sin embargo, no hay un solo habitante de la ciudad de Pinar del Río que no lo conozca, y por supuesto, muchos más de los imaginados sentiremos su ausencia.

Felito es, aún me da trabajo decir fue, el típico personaje de nuestra ciudad, el que anduvo largos días con una grabadora inmensa sobre sus hombros, oyendo o haciendo el que oía música moderna.

Felito el que se escapaba del centro de ambulantes, donde tenía albergue, comida y mucho amor, para como Quijote que ansía libertad, “hacer de las suyas” por toda la ciudad.

La Terminal se Ómnibus era su sitio preferido, aún hoy, cuando su cadáver se encuentra en la funeraria de esta capital provincial, nos llega el eco de su voz “máquina para San Juan o máquina para la Habana”. Esta era la vida que él escogió.

Nunca se dejó doblegar por nadie, “era mucho Felito”, como diríamos en buen cubano. El que se metía con él, seguro que no la pasaba bien, no era fácil que él aceptara ser pisoteado.

Los de este periódico bien recordamos cuando le dio por acumular los escombros que recogía por todas las calles, en los jardines del semanario, así estuvo por largo tiempo, hasta que un buen día dejó de hacerlo.

Nunca sabíamos cómo lo íbamos a ver la próxima vez, si de pregonero, vendedor de chatarra o en alguna de las otras ideas “locas” que pasaban por su versátil mente, pero lo cierto es que nos acostumbramos a él, a sus excesos, a sus gritos, en fin… a él.

En la historia costumbrista de Pinar del Río, en algún libro que se escriba quedará su nombre, así sin apellidos, solo Felito.

Por ahora ya está en las artes plásticas; el pintor Juan Miguel Suárez no solo reflejó en el lienzo el físico de Felito, sino que la obra es expresión de su  altivez y su orgullo de ser quien era: un personaje de esta ciudad.

 

Anuncios

8 thoughts on “Murió Felito

  1. Es uyna agradable noticia encontrarme entre los blogs que usted recomienda, le agradezco el detalle y a la brevedad posible le retribuire por ello, aun cuando no haya necesidad.

    Hasta pronto, y espero verle pronto por mi blog.

  2. En ocasiones Felito hacía base en la sala de espera del Hospital Provincial Clínico-Quirúrgico de Pinar del Río conocido como “hospital viejo”, Allí dormía sobre los duros bancos de madera sin molestar a nadie. Seguramente, Dios se apiadará de su pobre alma.

    • Esos seres nos acompañaban, por eso en mi presencia no acepto q nadie los maltrate. Gracias por entrar a mi blog, lo espero de nuevo por acá Alfredo.

  3. Gracias ,por hablar de el ,y de acuerdo contigo el fue Nuestro Caballero De Paris,era una figura constante de nuestra niñes cada vez que viajabamos desde la terminal de omnibus ,despues de tantos años viendolo hoy si que lo recuerdo,gracias por tan lindo homenaje.

  4. Si es cierto, su presencia se va a recordar por mucho tiempo como ese típico pregonero cubano, con un volumen de voz increible he imposeble de evitar, yo lo conocí pues viví un tiempo frente a la terminal. Que descanse en Paz.

    Richard.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s