La magia de la poesía (Selección de poemas)

 

 

 

 

 

 

Vibra dentro de mí, me enciende en las noches solitarias y en otras ocasiones aplaca mis ansias. Sabe de las trampas de la vida, de los vericuetos de la muerte, de las angustias y sobresaltos. No claudica ante nada y a veces con antifaces se muestra.Así de creativa y mágica es la poesía.

FELICIDADES, POESÍA…

-Porque vienes constantemente en nuestros sueños desde los misterios  del protoidioma, verbo lírico que lactamos desde el subconsciente.

“A la poesía, que es arte, no vale disculparla con que es patriótica o filosófica, sino que ha de resistir como el bronce y vibrar como la porcelana”. José Martí

  CINCO CANTOS DE POESÍA EN PRIMAVERA

Escritora pinareña Mariene Lufriú Rodríguez

No pude ser el pez; no tuve el arte
aún cuando mi espacio es la burbuja,
la gota estrecha, el ojo de la aguja,
la agónica manía de extrañarte.

No pude anclar la rabia a mi costado.
Soy torpe en las lecciones de paciencia.
Perdona la incisión. Salva la esencia
del fruto de este amor recién cortado.

Ayer no es cierto, es nada, es tierra yerma.
Yo no te quiero más, yo estoy enferma
[lágrima, sangre, furia, gana rara]

Perdona esta locura transparente.
No pude ser el pez. Soy la demente
que odia el vidrio gris que nos separa.

A UN CUALQUIERA DE LA CALLE “G”

Hombrecillo soez y cotidiano
a la caza de algo que no llega,
me gustó tanto ver que con tu mano
conseguías el don de la autoentrega.

Y lo hacías así, tan desprovisto
de paredes o techos o trincheras.
Ah, qué malo si no te hubiera visto
y qué bueno que tú nunca me vieras.

Si asombraste a la fatua señorita
con el público grito de tu cuita
mas no importa si así te sientes vivo.

Por mi parte, sin cargos de conciencia.
Quiero ver otra vez tal “indecencia”
y que nunca sospeches que te escribo.

MEDITACIONES EN LA ESQUINA DEL BURDEL

Me han dado unos billetes esta tarde
y luego de mirar, casi los quemo.
¿Por qué todos exhiben… – será alarde –
la estampa masculina en el extremo?

Quienes hacen pesillos tan machistas
se olvidan de cifrarle a las mujeres,
y luego, ni orgullosos ni egoístas,
los usan en comprar nuestros placeres.

Por eso respetemos su aventura
si así se presuponen nuestros amos.
Dejémonos de agobio y de censura.

con eso del dinero y los reclamos,
¿qué importa que les pongan su figura
si luego las mujeres lo gastamos?

del libro Todos los semáforos en rojo, 2009
VICIOS, MISERIAS, Y UN VIEJO DOGMA LLAMADO DESTINO

Ni siquiera había nacido
y ya mis padres
juntaban las manos
sobre sus cabezas,
miraban al cielo
y pedían a Dios
que yo fuera normal:
con todos los dedos, las partes,
las ideas
que exigiría mi tiempo.
Así crecí,
al margen de los huecos y descampados
que también conforman el alma.
Fui todo lo necesario
para que mis padres
volvieran a mirar al cielo
y dijeran gracias:
Dios me había armado
como rogaron alguna vez.
Ante el ojo inquisidor
de mi ciudad
yo era normal.

Ante el mismo ojo
–esta vez ciego–
de mi ciudad
me precipitaba al fondo de los huecos
y me hundía en la soledad
de los descampados
que también conforman el alma.
Poco importaba mi condición
de semilla estéril
porque la gente que pasara cerca
habría de encantarse
con mi frescura eterna de árbol.
Yo sería un hilo más en el mantel,
otra simétrica raya del tigre,
la gota idéntica y sumisa
que se despeña
con el torrente de una época.
Perdón y vergüenza
si se me escapara en público
la diferencia.
Así me escurro
entre los años
y agradezco casi con rencor
a los que me hicieron normal,
que también incluye
dibujarme a ratos
la inequívoca sonrisa de conformidad.
Hasta yo me acostumbro a ser normal,
y me lo creo…
pero mis padres
nunca confiaron en los milagros
ni están seguros de que Dios
los haya escuchado
la primera vez
que juntaron las manos
sobre sus cabezas
y miraron al cielo.

PUENTES

………………………………………………..“Hay en el Sur más de un portón gastado
………………………………………………………………………………….[J. L. Borges]

Escucho el tibio aullar de una manada
que es siempre el anagrama de una fuga.
Es casi más de un pueblo que conjuga
partir por una angustia demorada.

Crecí bajo el adiós del que se exilia
y deja en el umbral lágrima y canto.
También he sido presa del espanto
traidor que me cercena la familia.

Yo sigo inamovible, tras el muro,
solícita acrobacia del conjuro
que tantos han armado alguna vez.

Yo soy el vino eterno de esta uva
aún cuando a mi paso digan Cuba
y dentro de mi playa grite el pez.

CONFESIÓN

Me vengo sin Patria,
colonízame.
Me vengo sin brújulas,
por favor, oriéntame.
Me vengo sin amuletos,
sé gentil, embrújame…
Pero no me vengo con ganas,
vístete.

del libro Hemoglobina baja – Inédito.
LA AMANTE

A veces
yo soy una mujer negra
negra como los golpes
como la angustia.
Una mujer
del color de los refugios
y los escondites
y los cuartos cerrados.
Negra como las mercancías
que no se enseñan.
Me aprendo de memoria
si quiero tocarme
y busco a tientas en mi oscuridad
algún camino que me salve.
A veces
yo soy una mujer negra
negra como los trozos de carbón
y triste como ellos
cuando no sacan lumbre.
Pago mi condena

en los sitios ignotos
de la ciudad
donde me finjo feliz
mientras alguien
me cabalga aprisa.
A veces
yo soy una mujer negra
y sin nombre.


Autor: Escritor pinareño Lorenzo Suárez Crespo-
I
En Safo nueve motivos
en las alas de las Musas
quizás son las nueves excusas
para el reino de los vivos.

Nueve libros los cautivos
de su inspiración divina.
Es Poiesis que se inclina
en mística para el ser.

Andan Safo y el placer
entre la flor y la espina.

II
Motivación a los bardos
debajo de los balcones.
Al frente de las legiones
los más encendidos dardos.

Luz del Templo en que los nardos
han sido aroma  y color.
La Poesía es fulgor
sujeto a las sacudidas
que alternan, libres de bridas,
la alegría y el dolor.

III

Prodigio que irriga el huerto
con una esencia infinita,
en tus versos resucita
hasta el beso que se ha muerto.

Oasis en el desierto,
voz y aliento cuando encallas,
así te esperan  las playas
y un  halo de luz que envuelve.
Ancla,  poesía, vuelve
y quédate, no te vayas.

IV

Te ofrezco pluma, tintero,
un corazón frágil, fiel,
un tiempo eterno, un clavel
y la noche en que te espero.

Como cómplice, un lucero,
alto cocuyo que anida
su inquieta luz por la vida
y el vibrar de una cuarteta,
porque entre tú y el poeta
jamás habrá despedida.

V

La poesía es un duende
sobrevolando lo arcano,
un beso oculto en la mano
que al abrirse nos sorprende.

Es esa luz que se enciende
en la pupila agorera.
Viene del sol, es viajera
y en busca del  áureo nido,
suele burlar el olvido
cuando es más triste la espera.

 

Poesía de escritora pinareña Anyce Figueroa.

POESÍA 1

Llegó el diluvio y me encontró dormida
soñando con serpientes y manzanos,
exorcizando a solas con mis manos
el pudor de la mano prometida,

la bandera del pecho a media asta
con mi rostro prestado a la tristeza,
comida por el tedio, no confesa,
ruin, torpe, curso, quich,
iconoclasta.

Llegó el diluvio, me aferré a herejías
tratando de salvar las alegrías
difíciles y breves a trastazos;

compré un alma de Robinsón usada,
aposté por la vida a doble o nada
y diluviando naufragué en tus brazos.

POESÍA 2

Soledad de almas remotas:
cuando ya te necesito
a fuerza de ver tu grito
detrás de mis alas rotas,
te corono. Me derrotas
y al saberme al fin tu presa
—yo acorralada, tú ilesa—,
me siento a estrujar el ego.
Nada tienes, yo te entrego
la culpa de mi tristeza.

           

 Poesía Mario Benedetti

Enamorarse y no

Cuando uno se enamora las cuadrillas
del tiempo hacen escala en el olvido
la desdicha se llena de milagros
el miedo se convierte en osadía
y la muerte no sale de su cueva
enamorarse es un presagio gratis
una ventana abierta al árbol nuevo
una proeza de los sentimientos
una bonanza casi insoportable
y un ejercicio contra el infortunio
por el contrario desenamorarse
es ver el cuerpo como es y no
como la otra mirada lo inventaba
es regresar más pobre al viejo enigma
y dar con la tristeza en el espejo.

Poesía Nicolás Guillén

UN POEMA DE AMOR

No sé. Lo ignoro.
Desconozco todo el tiempo que anduve
sin encontrarla nuevamente.
¿Tal vez un siglo? Acaso.
Acaso un poco menos: noventa y nueve años.
¿O un mes? Pudiera ser. En cualquier forma,
un tiempo enorme, enorme, enorme.

Al fin, como una rosa súbita,
repentina campánula temblando,
la noticia.
Saber de pronto
que iba a verla otra vez, que la tendría
cerca, tangible, real, como en los sueños.
¡Qué explosión contenida!
¡Qué trueno sordo
rodándome en las venas,
estallando allá arriba
bajo mi sangre, en una
nocturna tempestad!
¿Y el hallazgo, en seguida? ¿Y la manera
de saludarnos, de manera
que nadie comprendiera
que ésa es nuestra propia manera?
Un roce apenas, un contacto eléctrico,
un apretón conspirativo, una mirada,
un palpitar del corazón
gritando, aullando con silenciosa voz.

Después
(ya lo sabéis desde los quince años)
ese aletear de las palabras presas,
palabras de ojos bajos,
penitenciales,
entre testigos enemigos.
Todavía
un amor de «lo amo»,
de «usted», de «bien quisiera,
pero es imposible»… De «no podemos,
no, piénselo usted mejor»…
Es un amor así,
es un amor de abismo en primavera,
cortés, cordial, feliz, fatal.
La despedida, luego,
genérica,,
en el turbión de los amigos.
Verla partir y amarla como nunca;
seguirla con los ojos,
y ya sin ojos seguir viéndola lejos,
allá lejos, y aun seguirla
más lejos todavía,
hecha de noche,
de mordedura, beso, insomnio,
veneno, éxtasis, convulsión,
suspiro, sangre, muerte…
Hecha
de esa sustancia conocida
con que amasamos una estrella.


Anuncios

3 thoughts on “La magia de la poesía (Selección de poemas)

  1. He llegado a tu blog de carambola, buscando una imagen poética para ilustrar un artículo literario, y me he visto gratamente sorprendido.

    Prometo volver.

    Miguel Ángel G. Yanes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s