ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LA SITUACIÓN INTERNACIONAL EN TORNO A LOS VALORES. TENDENCIAS Y CONCEPCIONES ACTUALES.

En las escuelas cubanas es una premisa fortalecer valores

Un análisis del mundo contemporáneo permite apreciar la importancia del significativo papel que desempeñan los valores hoy, en tanto no hay una sola cuestión de la vida contemporánea  que se dé al margen de estas. Y es que no puede olvidarse que los valores son componentes de la ideología y expresión de la cultura.

El examen del problema de la educación en valores exige ante todo el análisis de las condiciones histórico-sociales en que se inserta dicho proceso, especialmente si se trata del presente que se vive. Y es que, como una sombría prolongación del controvertido siglo XX, se pone de manifiesto con toda su fuerza el sistema de dominación imperialista. Este se caracteriza en lo fundamental por el predominio del capital financiero, por la transnacionalización del capital, por las diferencias entre el llamado capitalismo central y periférico.

La sociedad contemporánea exhibe increíbles índices de desarrollo, junto a los no menos índices de subdesarrollo. Ese es el mundo de hoy, el de las naciones muy poderosas y países pobres, el de las profundas contradicciones, el mundo de la globalización neoliberal que conlleva la renuncia de valores humanos esenciales, aquellos que enaltecen al ser humano, fijando actitudes e ideas que responden a los grandes intereses, al imponer modelos culturales generados desde los centros de poder que intentan anular la auténtica y legítima identidad de nuestros pueblos.

La sociedad contemporánea, cuyo fundamento insoslayable es la llamada transnacionalización del capital, pasa inevitablemente por lo referido a la crisis de valores como expresión de los profundos nexos existentes entre las diversas esferas que la constituyen. Se trata de una época compleja en la que entran en crisis muchos de los valores (políticos, morales, estéticos, religiosos) que se consideraban eternos e invariables en épocas anteriores, conformándose nuevos referentes valorativos.

La crisis de valores que existe en los países desarrollados y en vías de desarrollo, se ha agravado con el  proceso de globalización neoliberal, que de hecho, ha introducido nuevos rasgos e indicadores a esta crisis de valores. Esta se debe comprender como un momento didáctico y no solo como decadencia o degradación de ciertos valores sociales, no en vano, representan momentos de peligro, pero también de oportunidades de desarrollo.

“Como resultado de la globalización neoliberal se produce un desmontaje de los valores y la agresión a las identidades nacionales, al desatarse una ofensiva ideológica-cultural desde los centros del poder. Todo esto exige el inobjetable enfoque axiológico de los problemas del mundo contemporáneo, todos estos complejos y contradictorios procesos deben pasar por el prisma humanista que coloque en el centro de atención lo que resulta valioso o no para ser humano, para la humanidad” (3)

El capitalismo  convierte el dinero en el valor supremo. En su afán insaciable de acumulación de riquezas, promueve la enajenación del individuo, resaltando la ética del tener, en detrimento de la ética del ser, es decir, que el ser humano vale y es reconocido ante todo por el material que posee y no por lo que es y hace.

En la llamada Ética de mercado, los actos consumistas pasan a ocupar un lugar preponderante en la vida de los seres humanos, hasta convertirse en criterio de valoración de lo bueno, lo bello y lo útil de las cosas. Determinándose estos criterios de valoración por el nivel de consumo que posean las cosas.

“Los nuevos valores desplazan a los que ya existen y la jerarquía axiológica se organiza en correspondencia de las leyes mercantiles. Situación esta que existe desde los orígenes del capitalismo como formación económico social. Espoleada por la necesidad de dar cada vez mayor salida a los productos, la burguesía recorre el mundo entero. Necesita anidarse en todas partes, establecerse en todas partes, crear vínculos en todas partes. Mediante la explotación del mercado mundial, la burguesía dio carácter cosmopolita a la producción y el consumo de todos los países”. (4)

Otra tendencia que se observa es la llamada Ética de la solidaridad humana, donde el hombre ocupa el lugar central del accionar político y educativo. “La ética de la solidaridad social ha dejado de ser una opción entre muchas, para devenir en necesidad de supervivencia para nuestra especie”(5). Esta tendencia está cobrando fuerzas a nivel internacional producto a lo insostenible que resulta el consumo desmedido de los recursos del planeta. El hombre se ha percatado que los daños producidos en cualquier parte del mundo repercuten en su totalidad. Ante tal dificultad se están proyectando los sistemas educativos centrados en la formación de valores humanos de carácter social.

Como es evidente, estas tendencias no se presentan de forma absolutamente puras en ningún país, sino que aparecen amalgamadas una con la otra. Si bien es cierto que en determinados países la conciencia social se orienta abiertamente hacia la ética del mercado, donde el consumo de bienes materiales marca el reconocimiento social, determinados sectores de su población jerarquizan, en su escala axiológica, una marcada orientación hacia la solidaridad y la cooperación entre los seres humanos sin distinción de la cantidad y calidad de los bienes materiales que puedan adquirir.

Como un ejemplo típico se puede considerar la sociedad norteamericana, que es la sociedad consumista clásica, y donde el tener es motivo supremo de reconocimiento social. Sin embargo, en esa misma sociedad consumista hay grupos que se enfrentan al sistema y protestan contra los instrumentos de dominación de la política imperante como el Fondo Monetario Internacional ola Organización Mundialdel Comercio.

El caso opuesto se puede ejemplificar en la propia sociedad cubana donde se han dado tantos ejemplos de solidaridad con otros pueblos, y donde sus hijos han sido capaces hasta de dar la vida, y sin embargo, subsisten y hasta han proliferado hábitos consumistas en algunos sectores de la misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s