Gladiador

No era su mejor día. Llovía y el reloj no sonó, por tanto llegaría tarde al trabajo, aún así prefería quedarse enredada en la sábana. Recordó toda la discusión, cada lágrima, cada reproche. Sería duro comenzar todo de nuevo pero recordó  que la vida hay que  enfrentarla  como un gladiador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s