La alegría de la juventud

Carlos es bien conocido en mi familia desde que era un niño, estudió en la misma escuela de mi hija, tenían intereses comunes y en mi casa es como de la familia.

Verlo crecer ha sido hermoso, recuerdo que desde pequeña mi hija adoraba el teatro y como Charlitín es un poquito mayor que ella influyó y decidieron estudiar esa especialidad en la escuela de instructores de arte.

Después de graduados mi nena prefirió enseñar teatro a los niños en una escuela primaria y Charlitín hizo lo mismo, pero siempre con el deseo de trabajar en un grupo profesional. Sus metas estaban tan claras que comenzó en un grupo de aficionados y ya labora en el grupo de teatro profesional Titirivida.

En estos días llegó a casa irradiando alegría pues están montando una nueva obra El pobre y el rico, y le dieron el personaje principal: un peregrino, y mostró cómo se maneja ese títere Pelele. Disfruté su compañía mientras me contaba que la obra es inspirada en un cuento anónimo con adaptación de LucianoVeirán y Noel Gorgoy donde se usarán también títeres marotes.

Ojalá que la vida me de la dicha de seguir verlos creciendo, de acompañarlos en su crecimiento espiritual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s