Sueños

El balle siempre fue el sueño de Adelatjpg

Adela desde pequeña quería ser bailarina, soñaba verse en el teatro vestida de blanco interpretando el Lago de los cisnes. Su infancia no fue como la de las restantes niñas; las golosinas y los alimentos que la hicieran subir de peso desaparecían de su menú y su mamá vivía preocupada por su salud.

Tanto era su afán que logró entrar a la Escuela Vocacional de Arte, aquellos años fueron bellos pero de mucho esfuerzo, porque mantener el peso idóneo era una dura tarea. De nada le valieron las dietas, los ejercicios, la voluntad, y sus caderas se ensanchaban, sus mulos querían romper la licra y llegó la esperada noticia. No podía seguir estudiando ballet.

Vino otra etapa de tristezas y frustraciones, hasta que convencida de que su cuerpo le había jugado una mala pasada decidió cambiar la tónica de su vida: sería instructora de arte de danza, enseñaría a otros y crearía una especial magia entre los niños y los círculos de interés de ballet clásico y contemporáneo.

Adela no logró ser la gran bailarina pero se siente feliz con la labor que realiza.En estos días conocí de su historia porque me le acerqué cuando la vi llorar emocionada en una gala cultural donde  las niñas y niños de primer grado de la escuela donde labora representaron en el matutino una sui generis versión del Cascanueces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s