Ñico, fiel a sus palmas y a su terruño

Ñico, el desmochador de palmas
Ñico, el desmochador de palmas

Ñico, un desmochador del municipio de La Palma me hizo recordar a varios hombres de campo que conocí en la etapa de mi infancia, hombres rudos, fieles a su terruño y con un amor desbordante por las cosas sencillas y por su trabajo.

Mirar el entorno desde lo alto de una palma real es todo un acontecimiento para Ñico, quien no sabe jamás lo que es el stress, porque vive rodeado de  su familia, sus animales, sus amistades, la brisa del campo y la magia de la naturaleza.

Su vida transcurre entre la sencillez de su existencia, su buchito de café en la mañana, el recorrido por el campo inspeccionando cada árbol, cada cultivo;  disfruta mientras realiza sus labores porque se siente útil aunque ya esté jubilado.

Se siente como un defensor de los animales que habitan en las palmas y cuida que no se rompan los nidos de las aves.

Así es Ñico, y así son la mayoría de los hombres que habitan nuestros campos, sinónimos de laboriosidad y  sencillez.

Les presento a Ñico
Les presento a Ñico
Ñico disfruta haciendo su trabajo
Ñico disfruta haciendo su trabajo
Ñico, el desmochador
Ñico, el desmochador
El arte de un desmochador
El arte de un desmochador
En pocos minutos concluye su trabajo
En pocos minutos concluye su trabajo

Nota. Agradezco conocer a Ñico gracias a la crónica de la periodista Daima Cardoso. Fotos de Daniel Mitjáns.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s