Zapatos nuevos

El viaje fue largo, fue una travesía dura entre las piedras afiladas,única vía para llegar hasta lo más recóndito de San Simón de las Cuchillas. José le gritaba a cada momento y  andar era angustiante. Intentó desvanecer el dolor mirando la copa de los pinos donde los animales encontraban refugio-fue en vano- detuvo el paso y de nuevo José lo apremiaba, pero esta vez con la voz llena de una total angustia.Así supo que aun a rastras debía llegar al caserío antes de que la noche los atrapara. Sentía los sollosos de José y solo pensaba en avanzar sin importar los dolores. Él que siempre amó la lluvia ahora la sentía como una tortura. La sangre se mezclaba con el lodo y debía seguir avanzando.

Ya faltaba poco, el sendero se abría y  veía las casitas recién pintadas por fin de año. José corrió hasta los brazos de su madre, buen refugio para su dolor. “Hijo, tu padre no pudo esperarte, su corazón latió a galope y no lo pudo soportar”.

Sumidos en el dolor se olvidaron de su existencia, sangraba, también se sentía morir, el sudor empapaba su cuerpo y se derrumbó en el piso. Dos días antes el carretonero le dio la noticia a José: “Tu padre sufrió un infarto y están esperando por ti.Yo me quedo velando los hornos de carbón hasta que puedas regresar”. El retorno fue en silencio, la tristeza inundando el día y la noche, entre riscos, piedras, lluvia…sangrando los corazones.

Nadie se acordó de él hasta pasadas las horas, por suerte Ñico se percató de su presencia y le prestó ayuda con agua y comida; ahora solo quedaba mitigar el dolor.

Al amanecer José salió al patio,lo vio tirado en la hierba y corrió a su encuentro, entre lágrimas rodeó su cuello y le susurró: “Gracias hermano mío, gracias por traerme a tiempo para despedir a mi padre. Perdona mi despreocupación, sabes que te quiero mucho y me duelen mucho tus heridas. Ahora estarás bien. Gracias por estar a mi lado.

El arte de las herraduras
El arte de las herraduras
Los herreros en Pinar del Río
Los herreros en Pinar del Río
José adora a su caballo que lo acompaña a todas partes
José adora a su caballo que lo acompaña a todas partes
Las herraduras son el calzado de los caballos
Las herraduras son el calzado de los caballos

CUBA-PINAR DEL RÍO-EL  ARTE DE LA HERRERIACUBA-PINAR DEL RÍO-EL  ARTE DE LA HERRERIA

Fotos cortesía de Abel Padrón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s