Él lo sabía

amor paternalEl primer amor masculino en mi vida fue Juan Perdigón, mi padre, mi luz, mi guía, el que me dejaba mataperrear a mi antojo por el campo, ir a las peleas de gallos, bañarme en el río, a ser independiente, sin miedos a las ranas, lagartijos, ni a ningún animalejo raro, pero también fue el incentivo para que encontrara refugio en los libros, en la música, la creación.

Con Papi Juan todo era posible, (con su hablar pausado y un genio de mil demonios si lo molestaban), sabía conmigo desdoblarse e inventaba las mejores historias de aparecidos, fantasmas y piratas, me impregnaba de su virtud de querer descubrir cada día cosas nuevas, de enfrentar situaciones adversas, de ser sencilla y humana.

Solo una vez fue a visitarme a una escuela al campo, no le gustaban las reuniones, ni las formalidades, pero siempre siempre estaba al tanto de mis tristezas, mis sueños, los amores que me rondaban desde la adolescencia y era mi fiel defensor cuando pedía disculpas ante algo mal hecho. Todo en torno a él era como un laberinto al q solo yo podía llegar porque era su única heredera.

Tenía unos ojos azules hermosos, era muy saludable, amante de la naturaleza, del silencio del campo, comía poquito y dormía un rato al mediodía. Era ateo, laborioso,torcía los domingos los tabacos de la semana y a veces era como un ermitaño en su cueva, pero tenía una sabiduría increíble, pues aunque no lllegó ni a concluir la enseñanza primaria, hacía unas décimas perfectas, sacaba cuentas de restar y sumar y hasta dividir al momento y tenía tenía una imaginación cpaz de hacerlo recrear las más bellas historias, dignas de los mejores libros para niños.

Nunca le dije que lo amaba pero él lo sabía, le cumplí siempre en todo, le fui fiel y desandamos juntos todas las aventuras de los juegos de pelota en el estadio de pelota Capitán San Luis, los viajes a la playa en tren para ver un atardecer cerca del mar, las crecidas del río que entraba imperturbable en mi casa, dejando una estela de fango en el piso y las paredes,  y supe tomar su mano cuando se sintió debil y enfermo. Nunca le dije que lo amaba pero él sabía.

 

Anuncios

5 thoughts on “Él lo sabía

    • saludos mi querido amigo Horacio, imagino que este día de los padres haya sido maravilloso para ti con esa nena hermosa que tienes. Un abrazo de la familia pinareña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s