Desmintiendo teorías

Alcalinizar-contra-el-cancer-450x218

Mandy es uno de los amigos que visitan  mi blog, siempre muy atinado y aportando detalles interesantes, por eso la lectura de sus comentarios me hacen reflexionar y aprender. Hoy es el bloguero invitado a mi Oasis, desmintiendo algunas teorías de  la vitamina c y el bicarbonato para contrarrestar los efectos del cáncer.

Las 24 horas del día se tienen que repartir bien. En mi caso particular, el trabajo y la lectura diaria que mi profesión requiere absorben un significante tiempo. En el tiempo del ocio y del descanso robo tiempo para buscar, leer lo que no es de trabajo. Algunos sitios en la Red tienen información valiosa y amplia sobre el tema del uso de la vitamina c y el bicarbonato, pero desafortunadamente no he podido encontrar algo tan igual de bueno, en español.

Hace más de 4 décadas comenzaron a rodar las “maravillas” atribuidas a la vitamina C, y al ascorbato como terapéutica “anti-cáncer”.

Aproximadamente cada 2 0 3 años, back in news again (son noticia otra vez). Los “alternativos” y los charlatanes (que no quieren perderse su parte del pastel) se han apropiado de diversas “patentes” de estas terapias. Esta última resurrección toma fuerza luego de dos “estudios” publicados por CAMA (Complementary and Alternative Medicine Asociation) y junto a ellos una multitud y un vulgo que proclama eufóricamente que Linus Pauling fue vindicado. Pero… ¿quien fue Linus Pauling?

Sus datos son fáciles de encontrar en la Red. Un poco más de búsqueda y se encuentran el desastre que ha dejado en el mundo de la salud. En palabras del Dr Stephen Barret, “…his impact on the health marketplace was anything but laudable.” (…su impacto en el mercado de la salud era cualquier cosa menos loable).

L. Pauling, Premio Nobel 1954 en Química. 1962 por la Paz. Suficiente prestigio para que en él se apoyen los “alternativos” and charlatanes, y lo conviertan en un estandarte. Ya hemos dicho aquí que el principio de autoridad caducó, en Ciencia, hace mucho.

Desafortunadamente Linus Pauling, así también como Nikolaas Tinbergen y su “refrigerator mother”, o Louis J. Ignarro, y sus delirios con la arginina en la cura de las enfermedades cardiovasculares (de donde se nutre el brillante negocio de HerbaLife, otra vil estafa) padeció de lo que se le ha llegado a llamar “Nobel Disease”. Se enamoraron y apasionaron con las más extrañas ideas, fuera de su campo, diciendo cosas realmente estúpidas y con una tendencia francamente pseudocientífica. Ejemplo de esto es Linus y su obsesión con la vitamina C.

Después que Pauling propusiera que tomar 1000mg diarios de vitamina C podía reducir la incidencia de la gripe en más de un 45% (todo un mito), llega en 1972 Ewan Cameron sugiriendo que el ascorbato (un derivado de la vitamina C) pudiera tener acción “anti-cáncer” mediante la inhibición de la hialorunidasa. Posteriormente, Pauling y Ewan, reportaron que la mayoría de 100 casos terminales tratados con vitamina C 1000 mg diarios, sobrevivieron 3 o 4 veces más que los pacientes que no les fue dado la vitamina C.

Desgraciadamente, como protocolo clínico experimental, aquel estudio fue una vergüenza. Pauling no era clínico y no tenía ninguna experiencia en diseño de ensayos clínicos. En 1976 se reconoce la falta de control por edades, estado del cáncer, estado funcional, nutricional, factores precipitantes y sobreañadidos y sin estandarización alguna. En otras palabras existió un sesgo de selección claramente grave, que le conferían al estudio un terrible diseño.

Todo esto, junto a otros fallos del estudio, demasiados para mencionarlos, arrojó resultados sin sentido. Fueron realizados otros estudios, y en 1979 The New England Journal of Medicine publica sus resultados. No se encontró ningún beneficio en los pacientes con cáncer tratados con dosis de Vitamina C y ascorbato. Por el contrario, se informó de efectos dispépticos y fallos renales.

Más de 3 décadas después siguen apareciendo terapias alternativas que involucran la vitamina C o el ascorbato y, como ustedes saben, esta onda “natural” nos ha traído el limón y el bicarbonato, pero todos en el mismo sentido. Algunas han sido publicadas y editadas en publicaciones supuestamente serias. Una característica, al parecer típica y representativa de los “alternativos”, es que ningún monto de evidencias parece persuadirlos de que su entusiasmo por una terapia o método realmente no funciona.

Estudios más recientes (1999 y 2006) han aportado que la debilidad de los pilares que sostienen esta idea (incluso se demostró que a dosis regulares) la vitamina C incrementa el rango de crecimiento en los carcinomas de células escamosas. El dato que alguien puede mostrar, a favor, pero sin decirlo todo, es que se vio que el ascorbato logra ser toxico para las células cancerosas, pero sólo en concentraciones por encima de 10 mM (millimolar to tens of millimolar range), concentración increíble y peligrosamente letal para mantener en sangre y tejidos.

Si usted le dice a un farmacólogo que tiene un experimento para tratar una enfermedad, no solo cáncer, pero se requiere una concentración de 10mM para ser efectivo, te dirá que es prácticamente imposible lograr una concentración tal en los humanos sin llegar a la toxicidad letal.

Se necesita en primer término entender lo que se dice. Es realmente peligrosa la falta de rigor científico con la que se expone y se intenta convencer sobre una terapia para nada buena y potencialmente dañina. Links como el que dejo Guimusua son los que me preocupan, pues puede confundir mucho, cantinflea con términos químicos y fisiológicos, deja la apariencia de una base científica real, y todo es un sin sentido enorme, por no citar los “bellos” disparates que tiene.

Anuncios

2 thoughts on “Desmintiendo teorías

  1. Isa
    Es un Honor aportar algo en su blog. Gracias.
    Abrazos.
    Sr rubengarcia, Sendero
    Asi mismo es, y no hay nada malo en que” la gente se adhiere a la balsa” , pero la primera balsa de debe ser ,tiene que ser, La Ciencia.
    Pienso que es deber de los que trajamos en Ciencias , de los divulgadores y periodistas desmitificar mitos , hacer entender a los lectores ,a pacientes y potenciales pacientes que la Ciencia es su mejor opcion , es su primera y mas importante linea. Luego , podemos entender “la teoria del clavo caliente”.
    Triste ejemplo el de Steve Jobs , Fundador de Apple , cuando en octubre de 2003 fue diagnosicado con cancer de pancreas una intervencion quirujica inmediata y posterior tratamiento ofrecian un pronostico my favorable. Steve rechazo la cirugia y opto por una dieta y metodo alternativo .
    Seis meses despues tuvo que ir al quirofano.
    Seis meses despues , no era la misma situacion ,fueron seis meses donde la enfermedad progreso de forma fatal.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s