Elda y Angotea. Cuento de Alexandr Grin

Cuando el ensayo había terminado, Gotorn llegó a los camerinos del teatro Bishop. Parado en el pasillo entre la utilería y las lámparas, Gotorn entregó su tarjeta de presentación al mozo para que la hiciera llegar a Elda Silvano. Después, ya dentro del camerino de Elda, le volvió a impresionar su parecido con la fotografía que tenia Férguson. Sigue leyendo