Puntadas de la memoria

Justa tiene 84 años, y aunque le falla la vista y le tiemblan a veces las manos está haciendo una muñeca de trapo para su nieta. De cada retazo salen recuerdos, esos que por la noche todavía la desvelan. Sigue leyendo

Anuncios

Tristeza difícil de combatir

Leonel ha perdido la noción del tiempo, no reconoce a su familia y a sus hijos los observa con la mirada extraviada en el infinito. Se desnuda, no contiene las necesidades de su cuerpo, grita, vocifera todas las palabras obscenas que jamás pronunció y duerme tan poco tiempo que no da chance a sus seres queridos de reponerse del cansancio. Antes era tan diferente!. Ya no juega al dominó, ya no abraza a su nieta adorada.
Sigue leyendo

Ni poco, ni demasiado

Un viejo proverbio destaca la necesidad de tener un límite, cuando plantea: ¨Ni poco ni demasiado, todo es cuestión de medida¨ y resulta tan abarcador que puede aplicarse a las más disímiles cuestiones de la vida. Sigue leyendo

¿Sobran los ancianos?

María Luisa, que había sido una profesional exitosa y mujer afortunada, nunca pensó sufrir tanto en la vejez. Poco después de los 75 años la familia decidió mudarla del primer al último cuarto, el más reducido de la casona y lejos de la sala, de las visitas, del mundo exterior. Luego, con el nacimiento de un bisnieto, perdió la biblioteca, su otro refugio. Transformada en  hermosa habitación de niño, parte de los libros fue a parar al patio y la otra al basurero. Sigue leyendo

¿Por qué matar el romance?

piroposTodo empezó hace ocho siglos, cuando los honorables miembros de las cortes reales europeas no podían desbordar las pasiones ya que esa era una conducta del vulgo. Su alternativa, entonces, era seducir con las palabras encantadoras y sensuales, que declaraban categóricamente su amor en este mundo y si no, en el otro. Sigue leyendo