San Juan y Martínez, la tierra de mis amores

San Juan y Martínez es la tierra donde nací, en la que di mis primeros pasos y en la que me adentré en cada uno de sus encantos. Las escapadas al río, los juegos en los campos de tabaco, la sencillez de las personas, la magia de las noches con los cuentos de mi padre y las torrejas de mi madre. Todo eso y más hace que cuando regrese a mi terruño sienta como si nunca hubiera salido de él y reencontarme con las amistades de antaño es como un bálsamo sanativo.

Sigue leyendo

Anuncios

La depresión de Arielito

Arielito no puede aguantar las lágrimas, sus padres se pasan todo el tiempo discutiendo y aunque todavía es muy pequeño no entiende por qué no lo quieren, y su mamá arremete a golpes contra él sin que haya hecho nada malo. Sigue leyendo

Pobre del que no tenga recuerdos ni sueños

Aquellas palmeras del fondo pertenecen a la finca perla una de la más importante en la producción tabacalera sanjuanera

Pobre del que viva sin recuerdos, que no se aferre a cada detalle de la niñez o de otra etapa de su existencia, además de vivir el presente intensamente.
A pesar de ser hija única, nunca fui una niña común y corriente, una hijita de mamá y papá engreída y malcriada, eso sí, era bien traviesa y mis amistades siempre preferí que fueran  varones. Los campos de tabaco fueron testigos de correrías, de regaños de mi mamá por llegar con el pelo endurecido de la melusa del tabaco y el río surtía un efecto de magia en mí. Sigue leyendo