Confesiones

La llegada de la tarde

Hay días que me siento niña, no importa cuantas décadas ya haya vivido, y en esos  momentos  la imagen de mi padre se fija en mis recuerdos como si el tiempo no pasara. Sigue leyendo