San Juan y Martínez, la tierra de mis amores

San Juan y Martínez es la tierra donde nací, en la que di mis primeros pasos y en la que me adentré en cada uno de sus encantos. Las escapadas al río, los juegos en los campos de tabaco, la sencillez de las personas, la magia de las noches con los cuentos de mi padre y las torrejas de mi madre. Todo eso y más hace que cuando regrese a mi terruño sienta como si nunca hubiera salido de él y reencontarme con las amistades de antaño es como un bálsamo sanativo.

Sigue leyendo

Anuncios

Las palmas y mi infancia

finca de las palmas en Río Seco, San Juan y Martínez

Cuando cursaba mis estudios primarios (sépase que han pasado bastantes años jajajajajaja) para ir hasta la escuela debía recorrer una distancia grande, pero entre los juegos con el resto de los niños del barrio y  las travesuras, la distancia se acortaba de una forma increíble.

Sigue leyendo

De engreído a cosechero destacado

Maximito, Hombre Habano 2012

Desde niños corretéabamos por los campos de tabaco jugando al escondido o haciendo travesuras; el pelo se ponía duro por la melusa, los pies negros de la tierra y la risa desbordaba los atarcederes. Niñas y niños pasábamos horas entretenidos buscando piedras bonitas en el río seco, haciendo coronas de flores para adornar el cabello o sencillamente, riñendo por cualquier motivo. Sigue leyendo

Miguel Rivera: un hombre de campo

Miguel Rivera es un hombre apegado a la tierra
Miguel Rivera es un hombre apegado a la tierra

Desde pequeño correteba por los campos de tabaco de su papá, su pelo se endurecía con tanto juego entre las verdes hojas y la frialdad de la tierra la apresaba en sus pies como si fuera un tesoro. De esa etapa heredó el amor por esas vegas, hasta el punto  que dijo que siempre iba a ser campesino y lo cumplió. Sigue leyendo

Pobre del que no tenga recuerdos ni sueños

Aquellas palmeras del fondo pertenecen a la finca perla una de la más importante en la producción tabacalera sanjuanera

Pobre del que viva sin recuerdos, que no se aferre a cada detalle de la niñez o de otra etapa de su existencia, además de vivir el presente intensamente.
A pesar de ser hija única, nunca fui una niña común y corriente, una hijita de mamá y papá engreída y malcriada, eso sí, era bien traviesa y mis amistades siempre preferí que fueran  varones. Los campos de tabaco fueron testigos de correrías, de regaños de mi mamá por llegar con el pelo endurecido de la melusa del tabaco y el río surtía un efecto de magia en mí. Sigue leyendo

De comidas y bebidas…Santería

Entrevista a Clementina Montalvo, 73 años. Santera

Santería

Rosa María- No se asuste, pues no pretendo en este encuentro

dejar sentada la historia de la cocina heredada de nuestros antepasados africanos en la isla. Sólo trato de que nos muestre su experiencia, que al decir de su nieta es irrepetible. Sigue leyendo