En las noches frías de luna llena

Canela, es una perrita vagabunda

De Canela ya he hablado antes. Se me desborda el corazón de cariño por esa perrita tan noble e inteligente. Llegó a mi barrio hace años y se quedó. Lo cierto es que entre algunos la alimentábamos, le dábamos cariño y velábamos porque estuviera fuerte y saludable. Sigue leyendo

Anuncios

Crece la familia

Imagen 022No soporto que frente a mí se maltrate a nadie, sufro cuando veo que una madre golpea a un hijo o le dice palabras injuriosas que aniquilan su autoestima. Me lacera saber que una mujer es agredida físicamente por su pareja y que por temor o mansedumbre ella continúa a su lado. Todos los signos de violencia solo traen tristeza, decepción, destrucción… Sigue leyendo

¿Sobran los ancianos?

María Luisa, que había sido una profesional exitosa y mujer afortunada, nunca pensó sufrir tanto en la vejez. Poco después de los 75 años la familia decidió mudarla del primer al último cuarto, el más reducido de la casona y lejos de la sala, de las visitas, del mundo exterior. Luego, con el nacimiento de un bisnieto, perdió la biblioteca, su otro refugio. Transformada en  hermosa habitación de niño, parte de los libros fue a parar al patio y la otra al basurero. Sigue leyendo

El valor de una hija

montaje_ady1
Ady, la luz de mis ojos

Recientemente leí en un blog un trabajo muy interesante sobre el costo de crianza de un niño desde su nacimiento hasta la edad de 18 años, según recuerdo el colega mencionaba una cifra de 148 mil dólares, para una familia de clase media en Perú. Y creo que para algunas personas esa reflexión los puede llevar a fantasear sobre todo el dinero que podrían tener amontonado si no fuera por ellos. Para otros, este número podría confirmar su decisión de seguir sin hijos. Sigue leyendo

Educar, no deformar

padres-e-hijosSer padre o madre no es solo engendrar al hijo que tanto amamos, sino orientar, atender y enseñarlo a respetar normas de convivencia familiar que lo formen como el adulto que debe enfrentar la vida y desenvolverse en sociedad.

Desconocer lo anterior es deformar. No criamos egoístamente para los padres, sino criamos para la vida, y bajo ese sabio concepto dependerán hábitos de conducta correctos que lo ayuden desde niño a adquirir sentido de responsabilidad, organización, limpieza y respeto. Sigue leyendo