Por qué quieres saber cuántos años tengo?

la edad

Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma, pero con el interés de seguir creciendo.
Tengo los años en que los sueños se empiezan a acariciar con los dedos y las ilusiones se convierten en esperanza.
Tengo los años en que el amor, a veces es una loca llamarada, ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada. Y otras un remanso de paz, como el atardecer en la playa. Sigue leyendo

Anuncios

El controvertido Punto G

Un amigo de mi hija el otro día me preguntaba si de verdad existía el Punto G y solo atiné a buscarle información sobre el tema en internet para saciar su curiosidad, pero después me quedé pensando que realmente  el punto g está en el cerebro y en el corazón de la mujer. Sigue leyendo

Los celos

los celos no siempre son guardianes de la cosecha
los celos no siempre son guardianes de la cosecha

Uno de los deseos más profundos que poseen los seres humanos es el de ser únicos, exclusivos. Ya desde los primeros años de vida se exige el amor exclusivo de la madre. Cuando en una relación se siente que el amor de la persona amada le ha sido quitado o está en peligro de serlo por una tercera persona, los celos aparecen. Sigue leyendo

El misterio del arcoiris

Por mucho tiempo me pregunté qué habría al final del arcoiris, hasta que un día mi papá me dijo que el que pudiera llegar hasta allí se encontraría un tesoro. Esa idea quedó fija en mi mente y más de una vez seguí imaginariamente su curso, hasta verlo perderse en el cielo sin dejarme atrapar su misterio. Sigue leyendo

La importancia de los abrazos

Recibí en estos días unas bellas fotos sobre los abrazos y pensé en escribir una crónica sobre este tema pero solo un cúmulo de recuerdos vinieron a mi mente: Los abrazos que me daba mi mamá cuando le decía que había salido bien en los exámenes o cuando estaba triste; el abrazo tierno de mi hija, como si quisiera entrar de nuevo a mi cuerpo y sentirse protegida de cada tropiezo, y los abrazos de esos seres queridos que te trasmiten que están siempre ahí, listos para cuando los necesites o para descargar esa tristeza que a veces les consume. Sigue leyendo